un-buen-hosting

Riesgos de comprar un mal hosting

Uno de los pasos principales en el lanzamiento de tu sitio web es la contratación del hosting donde se alojará el mismo, el hosting no es más que un servicio externo que se encarga de colocar tu página web en un lugar visible para todo el Internet.

Un sitio web o un blog no se trata solo de códigos y archivos HTML o PHP, en realidad, para que todo ese conglomerado de archivos que pertenecen a tu proyecto se pueda ubicar de manera online, es necesario que dichos archivos estén contenido en un hosting y además con un nombre de dominio.

Contener nuestros archivos en un hosting significa que debemos pagar a una empresa para que almacene nuestros archivos en uno de sus servidores, básicamente lo que se busca con esto es un espacio físico para nuestros archivos con el objetivo de que estén siempre en línea.

Antes de hacernos la pregunta ¿como comprar hosting para una página web?, es necesario que tomemos en cuenta varios factores:

  • Primero, no todos los discos duros o servidores de las empresas son iguales.
  • Las características técnicas como memoria y espacio de almacenamiento de cada plan de hosting son diferentes.
  • No todas las empresas se protegen de la misma manera, algunas son más propensas a ataques por tener infraestructura obsoleta.
  • Algunos empresas de hosting solo trabajan en inglés.

Además de lo anterior tendrás que tomar en consideración algunas especificaciones técnicas que promoverán o afectarán directamente el rendimiento de tu página web y que pueden evitar inconvenientes en el futuro.

Vale destacar que el hosting es responsable directo del rendimiento de tu portal web, por ello es prudente cuestionar el tipo de servicio al que optamos, por lo general, sitios que tarden más de 3 segundos en cargar probablemente presenten problemas de accesibilidad cuando el tráfico aumente.

Conociendo estos riesgos nos ahorramos el problema de quedar expuestos a ofertas engañosas y así evitar a quienes se quieran aprovechar de nuestra ignorancia.

Puede que no te convenga el tipo de alojamiento

Muchas veces suele ser una decisión nuestra, es por ello que es necesario analizar el tipo de hosting que mejor se adapte a la constitución y los procesos de tu proyecto. Gran variedad de empresas ofrecen alojamientos compartidos, sin embargo, estos pueden presentar fallas con un nivel de resolución de errores bajo; lo ideal es que se halle un servicio con garantía o invertir en un Servidor Privado Virtual (VPS).

Mala reputación del hosting

Algunos proveedores son famosos por sus equipos viejos o obsoletos que hacen muy fácil para los hackers vulnerar tu sitio web, por eso antes de comprar un servicio de hosting asegúrate de leer comentarios en redes sociales o preguntar en grupos de facebook o foros acerca de la resputación del hosting que te interesa, esto te puede ahorrar muchos dolores de cabeza.

Un costo elevado o sin área de especialidad

Sin duda que antes de escoger un servicio de hosting se piensa en el presupuesto, aun así no es lo más importante; muchas veces lo barato sale caro, así que lo mejor es analizar los distintos proveedores y en base a sus características elegir el que resulte más favorable en relación precio/beneficio.

También hay que saber que no todos los hosting aplican para cualquier cliente; muchos tendrán buenos planes compartidos pero no aportan soluciones para negocios en crecimiento, al igual que puede darse el caso de que posean paquetes para grandes empresas que no se adaptan a pequeños blogs de contenido. Investiga en cuál área se orienta el proveedor que estás por elegir.

Que te cancelen en cualquier momento

No importa si es gratuito o no, los proveedores de hosting se adueñan de los permisos en caso de uso ilícito de los recursos y por tanto pueden cancelar el servicio a merced. Sin embargo, los hosting gratuitos suelen cerrar cuentas sin previo aviso y sin ninguna garantía, esto es un punto importante a tomar en cuenta.

Liarte con el tema de cambio de hosting

Esto pudiera darse en un caso parecido al anterior, en el que se retiene tu cuenta cuando deseas cambiar de proveedor de hosting y en lugar de una transacción satisfactoria descubre trabas burocráticas y demás artimañas; es probable incluso que descubras que tu contrato de hosting es válido por varios años y no te hayas dado cuenta.

No contar con el espacio o el tráfico requeridos

La mayoría de las empresas que te orientan sobre como comprar hosting para una página web, te ofrecen un plan básico con un espacio de almacenamiento sumamente limitado. En principio puede ser suficiente para una página que apenas comienza, es importante fijarse en los planes superiores para verificar si los precios no dan un salto inesperado, pues cuando tu sitio web comience a recibir tráfico es probable que tengas que elegir un plan con más capacidad o migrar a otro hosting.

Poca velocidad

Si has elegido un hosting barato entonces es muy probable que no cumplas con los parámetros que deseas en cuanto a la velocidad de tu sitio. Tu sitio web funcionará mejor si está alojado en un hosting de calidad, de lo contrario es probable que tus visitas se vayan, cansados de que tu sitio cargue y si no, puede que se dé el caso en el que tu sitio web sea tomado como una amenaza por los antivirus, el resultado es el mismo, menos posicionamiento, es decir, pérdida.

Que el servidor se caiga por todo o por largo rato

Es inevitable, todas las empresas que ofrecen servicios de hosting tienen caídas, bien sea por fallos en el hardware o por alguna actualización que cause el error. Sin embargo, las empresas más baratas son las que peores tiempos de caída tienen, pudiendo durar hasta varias horas; obviamente esto afectaría el posicionamiento en Google y por tanto tu reputación en Internet.

Un servicio técnico decadente

Es muy probable que tarde o temprano tengas algún problema que debas resolver con asesoría o quizá solo quieras aclarar una duda, también es probable que al pensar en como comprar hosting para una página web no se te ocurriera pensar en el soporte técnico, sin embargo, en algunas compañías puedes esperar horas incluso días antes de recibir respuesta, además de que puede darse el caso de que el personal que te atienda no esté calificado.

La presencia constante del error 500

Se trata de una alerta del sistema que anuncia la presencia de un error interno en el servidor y generalmente no tiene más arreglo que contactar a los proveedores para que busquen una solución, sin embargo, es un error frecuente en los servidores de mala calidad.

Este es un primer requisito para quedar mal con Google, debido a que uno de los aspectos evaluados por el gigante tecnológico es el correcto funcionamiento de la página, lo que quiere decir que podríamos arriesgar la visibilidad y más importante aun, la credibilidad frente a los consumidores.

Por último es prudente cuidar y velar por las modificaciones en la configuración del hosting, que algunas empresas suelen hacer sin avisar. Hasta este punto es probable que estés pensando en una nueva forma sobre como comprar hosting para una página web o quizá cambiar de proveedor, y no estarías en un mal camino si ya has tenido problemas en el pasado; lo más importante es informarse.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *